24.8.10

"Sorropotún" Marmita de bonito






Hoy os presento un plato que tiene unas connotaciones personales muy queridas para mí, el “Sorropotún”. Es una marmita de bonito hecha al estilo de San Vicente de la Barquera, pueblo marinero de Cantabria, donde nació mi padre y donde fue médico mi abuelo paterno algunos años. Este era un plato que a mi padre le encantaba. Cuando era un chiquillo, se escapaba en los barcos de pesca de San Vicente, sin permiso de mi abuelo, y me contaba como comían todos del mismo pote, cada uno con su cuchara.

Mi padre adoraba San Vicente de la Barquera, pues vivió allí sus primeros 19 años hasta que mi abuelo se fue de médico a Torrelavega. Mi padre falleció el año pasado, el 15 de agosto, con casi 89 años y en perfecto estado hasta el último momento. Bueno no me quiero poner sentimental, pero no puedo por menos, al hablar del Sorropotún, dedicarle un recuerdo como hago cada vez que lo guiso y lo como.

Es un plato que para algunos sitios, donde hace mucho calor, puede resultar un poco difícil de comer, pero es que bonito solo lo hay en esta época, y la verdad es que aquí en el norte, en general, no tenemos mucho problema con los platos de cuchara en verano. Lo ideal sería tomarlo en invierno, pero el bonito, para mi gusto, no se puede congelar, se estropea su sabor.

Bueno, pues paso a poner la receta, tal y como se la dio a mi madre, hace muchos años, un marinero de San Vicente de la Barquera ya fallecido, al que, que cada vez que lo cocina, le reza un padrenuestro.
Generalmente las recetas de marmita ponen la misma cantidad de bonito que de patata, pero a nosotros nos gusta poner algo más de bonito.






  • Ingredientes:
1 Kg. de bonito
1 Kg. y 1/2 de patatas
2 cebollas grandes (mejor roja)
1 pimiento verde
Miga de pan (o dos rebanadas de pan de molde sin corteza)
1 cucharón de salsa de tomate
Sal
Aceite de oliva virgen extra


  • Preparación:
Se pelan las patatas y se trocean con el cuchillo, rompiéndolas no cortándolas, esto es importante pues así la patata engorda el caldo al deshacerse, se reservan. En una cazuela se pone el aceite de oliva, y cuando esté caliente se añade la cebolla, se sofríe hasta que se ponga transparente. Se añade el pimiento troceado, se rehoga y se sofríe. Se añaden las patas, se rehogan mezclándolas bien con el aceite y se cubren de agua justo por encima de la patata. Se ponen a cocer y se le añade un par de cucharadas de salsa de tomate y la miga de pan troceada con la mano.

Mientras, se limpia y se trocea el bonito en tacos. Yo echo las espinas a la cazuela mientras se hacen las patatas para dar sabor y luego las retiro.

Cuando las patatas estén cocidas se añade el bonito, se mezcla y se deja hervir despacio dos minutos para que el bonito no se seque. Se apaga y se deja posar.

Este es un plato que está mucho más rico si se prepara pronto por la mañana y se deja reposar hasta la hora de comer.