23.3.15

Albóndigas de sarda






Es un pescado popular y relativamente asequible, con un alto valor nutricional, probablemente uno de los mayores, siendo muy recomendable para cualquier tipo de dieta, si bien por su alto contenido en grasa resulta de digestión algo más difícil para personas con problemas digestivos. Aquí en Cantabria lo llamamos Sarda, pero también se conoce como verdel y caballa.

Está presente en el mercado durante todo el año, si bien es cierto que no siempre en la misma cantidad, tiene una acentuada estacionalidad, estando en su mejor momento entre los meses de febrero y mayo en lo que se ha dado en denominar “costera de la caballa”. Yo tengo que reconocer que es la primera vez que lo compro.

Tiene el problema de tener bastantes espinas y por lo tanto tenemos que limpiarlo con mucho cuidado, aunque a pesar de todo podemos encontrarnos alguna y por lo tanto hay que tener cuidado, sobre todo con los niños.


  • Ingredientes:
4 sardas (Unos 950 gr. limpias en filetes)
1 huevo
1/2 cebolla
Perejil picado
Harina
Vino blanco
Pan rallado
Aceite de oliva virgen extra
Agua
1 lata mediana de guisantes cocidos (Opcional)







  • Preparación:
Ponemos los filetes de sarda en una cazuela con agua a cocer y cuando empiece a hervir se apaga y se deja tapado hasta que esté templado. Se ponen los filetes fuera del caldo a escurrir en un colador grande y se dejan un rato para que templen, se reserva el caldo, se les quita la piel y las espinas y se ponen en un bol. Ponemos el pan en el recipiente de la batidora con un poco de leche para que se vaya remojando.

En una sartén ponemos aceite de oliva a calentar y añadimos 1 cebolla cortada en trozos pequeños. La ponemos a sofreír y cuando tenemos la cebolla en su punto, apagamos. Lo añadimos a la sarda que tenemos en el bol, junto con los dos huevos, perejil picado y sal. Lo mezclamos bien con el tenedor de manera que la sarda se vaya deshaciendo y mezclando bien con el resto de ingredientes. Si vemos que están un poco caldosas añadimos un poco de pan rallado.

Vamos haciendo bolas, pasándolas por harina y friéndolas lo justo para dorarlas un poco, que queden selladas y no se deshagan. Las vamos echando a una cazuela.

Cuando tengamos las albóndigas fritas, en una sartén ponemos aceite de oliva a calentar, añadimos una cucharada de harina y rehogamos. Añadimos el caldo de pescado que habíamos reservado, mezclamos, añadimos más caldo y lo añadimos a las albóndigas, rectificamos de sal y de agua hasta casi cubrir las albóndigas, incorporamos los guisantes, y dejamos cocer despacio diez minutos.






5 comentarios:

LA COCINERA DE BETULO dijo...

Hace tiempo que no hago albóndigas de pescado, de caballa no las he probado, pero han de quedar sabrosas ya que es un pescado muy gustoso.
Besos.

Viví Taboada. dijo...

que pinta tan deliciosa! bicos

Viví Taboada. dijo...

que pinta tan deliciosa! bicos

Juan Hernández dijo...

Hola Amparo. Cuando he visto sarda no tenía ni idea de que era, luego al seguir leyendo he quedado enterado del pescado que es. Y he de decirte que siempre que voy al mercado me quedo con las ganas de comprarlo porque tengo muchas ganas de cocinarlo ya que nunca lo he hecho.
El aspecto que tienen es fabuloso y con esa salsa tienen que estar de vicio, veo que lleva guisantes pero no figuran entre los ingredientes, seguro que te los has saltado jj.
Unas albóndigas que están diciendo ¡cómeme! Deliciosas.
Un abrazo

Amparo dijo...

Gracias Juan, que despiste, es que como los añado al final y son optativos, se me ha olvidado ponerlo. ahora lo arreglo.
Abrazos.

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por dejar un comentario!