1.6.16

Berenjenas con queso al horno





Me encantan todos los platos que llevan bechamel, no lo puedo remediar, y las verduras están especialmente ricas con ella, las gratinemos o no. Simplemente cocidas y con bechamel por encima están muy buenas, pero están mucho mejor si las gratinamos.

Como podréis ver me gusta que esté bastante doradita la capa superior. Pero esto, como muchas otras cosas, es cuestión de gustos.

Estas recetas de verduras con bechamel también tienen la ventaja de que a los niños, que generalmente las verduras les cuestan un poco, es más fácil que les gusten. 




  • Ingredientes:
2 berenjenas
Queso en lonchas
1/2 litro de bechamel
Mantequilla para gratinar
Queso rallado para gratinar
Aceite de oliva virgen extra






  • Preparación:
Lavamos y secamos las berenjenas. Quitamos los extremos y troceamos en láminas ni muy finas, ni muy gruesas. Las espolvoreamos con sal y las ponemos a escurrir en un colador para quitarles el amargor.

Encendemos el horno a 180º-200º, depende de cada horno, y mientras calienta vamos secando las láminas de berenjena y poniéndolas en dos bandejas de horno sobre papel de horno. Las pincelamos con aceite de oliva y las metemos en el horno dejándolas unos 20 minutos. Apagamos el horno y las dejamos dentro unos cinco minutos.

Sacamos y las vamos colocando en una fuente de horno. Cuando tengamos todas las láminas colocadas ponemos por encima las lonchas de queso cubriendo las berenjenas completamente.

Preparamos la bechamel y vertemos inmediatamente sobre las berenjenas, cubriéndolas. Colocamos por encima unas nueces de mantequilla y espolvoreamos con queso rallado. Metemos en el horno a gratinar hasta que veamos que adquiere el color que nos gusta.