13.5.19

Salsa boloñesa





Hoy os presento una salsa italiana, la salsa boloñesa que, como su nombre indica, es una salsa típica de la ciudad italiana de Bolonia. Os cuento que cuando estuve en Bolonia, además de gustarme mucho la ciudad, cené en un restaurante una lasaña boloñesa que creo que es la mejor que he tomate en mi vida. Tuve esa suerte.

La salsa boloñesa es una salsa muy fácil pero que lleva mucho tiempo de elaboración, pues debe cocer durante al menos dos horas, aunque algunos dicen que hasta cuatro, para que el sabor sea perfecto. No se trata, como mucha gente cree, de freír una carne picada con cebolla y añadirle tomate. Si nos decidimos por hacer esto último no obtendremos una auténtica salsa boloñesa. Merece la pena el tiempo empleado en prepararla.

En la receta tradicional utilizan tomate concentrado y panceta, yo no he utilizado ninguna de las dos cosas. Esta salsa en Italia la utilizan solamente para preparar lasaña.


  • Ingredientes:
Para la boloñesa
1 kg. de carne picada
1 cebolla grande
1 zanahoria grande
3 dientes de ajo
500 gr. de salsa de tomate  (previamente cocinada)
Aceite de oliva virgen extra
1 vaso de vino blanco
1 trozo de apio en rama o una cucharadita en polvo
Agua (Solo si es necesario)

Para la salsa de tomate:
1 kg. de tomate natural o 1 lata grande
30 gr. de aceite
100 gr. de cebollas
1 cucharada de azúcar o 1 cucharadita de bicarbonato
Sal
2 hojas de albahaca (Opcional)



  • Preparación:
Lo primero preparamos las salsa de tomate, ver receta Aquí.

Picamos en trozos muy pequeños la cebolla, la zanahoria, el apio y el ajo. Podemos hacerlo con una picadora, es importante que todas las hortalizas tengan un tamaño similar al de la carne, para que no sobresalgan sobre ella.

Pochamos las hortalizas en una sartén con aceite de oliva durante unos diez o quince minutos a fuego lento. Añadimos la carne picada y subimos la potencia del fuego. Cuando la carne haya cambiado de color, añadimos el vino blanco y dejamos que se evapore mientras removemos, sin bajar el fuego. 

Después agregamos la salsa de tomate, rectificamos de sal si es necesario y dejamos cocer a fuego lento durante hora y media o dos horas. 

Si vemos que la salsa se queda seca podemos ir añadiendo agua poco a poco. Hay que conseguir una salsa tirando a espesa. No se trata de hacer una salsa de tomate con carne. 

Esta salsa la podemos utilizar para rellenar una lasaña o unos canelones, para rellenar empanadillas, empanadas o pasteles de carne, para servir con pasta..... etc.

Con estas cantidades obtendréis bastante salsa. Si no necesitáis  tanta, podéis reducir las cantidades proporcionalmente.